Catálogo de cromos de fútbol online

Catálogo de cromos de fútbol en España.
El coleccionismo de cromos en España ha sido siempre una afición asociada a los tiernos tiempos de nuestra infancia y, en algunos casos, revivida con la paternidad y la ineludible responsabilidad de apoyar con nuestro esfuerzo, económico y experimentado, las ilusiones de nuestros hijos. Pero las cosas han cambiado. El coleccionismo de cromos ha empezado a adquirir proporciones de afición adulta, desligado ya de su obligada relación con la infancia. Y si nos centramos en el coleccionismo de cromos de fútbol hay que admitir que se abre una ventana que no existía en la ocupación del tiempo libre y en el disfrute de pequeños trozos de papel con imágenes de futbolistas, escudos de clubes o imágenes relacionadas con el “deporte rey”.

Con la colaboración del foro de coleccionistas.

Esta afición empieza a exigir un poder adquisitivo que se aleja de los clásicos parámetros infantiles y que sube escalones a una velocidad cuasi exponencial. Ante este escenario, el coleccionista echa de menos un manual, un mapa de carreteras, una visión global del objeto de su coleccionismo, en pocas palabras: un catálogo. Obviamente, esta percepción no es algo único, fruto de alguna intuición excepcional, sino una idea que ha ido creciendo en las mentes de muchos coleccionistas y que algunos hemos acometido. El proyecto requiere grandes dosis de optimismo y una asunción de partida: el catálogo es necesariamente incompleto. Es materialmente imposible conocer todas las colecciones que existen, pero al final del camino, tras años de esfuerzo e investigación, será posible tener un catálogo cada vez más completo y fiable, por eso animamos a todos a colaborar y completar la información.

El fútbol y los cromos de fútbol tienen una fecha de nacimiento prácticamente idéntica. Aunque sus inicios pueden remontarse mucho en el tiempo, de manera casi oficial se da el año de 1864 como el del inicio del fútbol, ya con unas reglas y formato similar al que rige en los partidos actuales. Con la imprenta ocurre parecido. Hay diversas teorías, pero se da por bueno que fue Gutemberg quien en 1440 inventó la imprenta. Sin embargo no fue hasta 1837 cuando la cromolitografía revolucionó el trabajo de las imprentas, aumentando la precisión y reduciendo los costes de la producción, que hasta entonces era bastante artesanal. Este avance impulsó las publicaciones periódicas y alentó a utilizar la imprenta para otro tipo de usos. Los reclamos y la publicidad comercial aprovecharon la nueva tecnología para aumentar su presencia en la vida cotidiana.